Abstracto del artículo realizado por Vistazo a finales del 2016

En el año 1986 se constituye Columbec partiendo con un capital de 5 millones de sucres y 10 socios accionistas. Su nombre nace de la razón cablegráfica de Columbia Ecuador, denominación adoptada en el año 1958 cuando Alberto Jáuregui inicia la importación de radios y tocadiscos de la marca Columbia, y posteriormente el ensamble de radiolas. Por medio de la empresa llega el primer radio a transistores. Posteriormente, con una gama de productos nuevos en el mercado Columbia Ecuador pasa del almacén ubicado en la calle Venezuela a la calle Asunción, donde funcionaria hasta 1963. Ese mismo año, el fundador emprende la iniciativa, junto con otros socios, de hacer la apertura de una fábrica de tornillos, la misma que hasta la fecha abastece al mercado nacional de tornillos pernos y tuercas.
En 1970 se retoma la actividad de Columbia Ecuador con representaciones de fabricantes de maquinaria de Estados unidos y Europa. Entre los primeros clientes estaban los talleres de la Escuela Politécnica Nacional, con la adquisición de máquinas y herramientas para el desarrollo y prácticas de sus estudiantes. A ellos se suma una de las más importantes empresas de cemento del país. Pensando en que el cambio de políticas monetarias en una economía inestable era una oportunidad, se constituye Columbec. El país venía desde 1983, de un sistema de cambios flexible a mini devaluaciones apenas iniciado 1986. Poco más tarde, se registró una nueva profunda transformación al establecerse la flotación del dólar para las transacciones del sector privado.
Esta inestabilidad continuó poco tiempo después con las denominadas "Ronda de Divisas", mecanismo por el cual el Banco Central antedía las importaciones privadas con divisas provenientes de las exportaciones del sector privado, lo que obligó a buscar el trueque y la triangulación como medio de pago. Frente a las necesidades del mercado se presenta la oportunidad de importar vehículos y llantas, y la empresa se mantiene con esta línea de negocios durante un tiempo, básicamente hasta que se permite la entrada de llantas usadas con lo cual se cerró esta actividad. El cambio de local era inminente, la empresase trasladó a la Av. El Inca y 10 de Agosto, e incursionó en el mercado con las hidrolavadoras Ghibli, y se inicia una serie de demostraciones de equipos por todo el Ecuador. La hidrolavadora era una novedad en el mercado, pues limpiar con alta presión era una necesidad no descubierta, los usuarios aprendían de todas las bondades del sistema. Recorrer el país con las hidrolavadoras se convirtio en una nueva experiencia para Columbec.

El primer cliente, miró el catálogo y lo compró de forma inmediata para lavar los camiones hormigoneros.
El segundo cliente se enamoró de la máquina en la feria de Guayaquil y cuando la recibió, de inmediato pidió otra, porque la primera no se la prestaría a nadie y sería para su uso personal. Así se desarrollo el mercado de hidrolavadoras industriales, posteriormente comenzó en el país la comercialización de máquinas de este tipo de uso doméstico. Poco tiempo después se incorporó la marca Graco con equipos para pintura industrial y sistemas de lubricación, por lo que el mundo de máquinas cambió para Columbec. Este acontecimiento significó un nuevo rumbo, pero sobre todo exigió a los colaboradores de la empresa entrar en procesos de capacitación, autoestudio y entrenamientos en fábrica; en definitiva un cambio de chip.

Los clientes potenciales tenían un nivel muy alto de tecnología y esto se logró con la incorporación de equipos para control de inventario y consumo de aceites en flotas de vehículos, sistemas para aplicar sellantes y adhesivos en la industria automotriz, luego la pintura de autos con sistemas electrostáticos y maquinaria de alta producción y calidad. La industria del petróleo con sus altos estándares de calidad tenía exigencia de acabados cada vez más difíciles de aplicar, la empresa tenía que olvidarse de la vieja pistola de pintar y entrar en sistemas más eficientes y mezclas de dos o más componentes. El tiempo empezó a ganar importancia y los equipos tenían que ser más rápidos y confiables.
Con estos importantes antecedentes, Columbec pudo decir "MISIÓN CUMPLIDA". Hoy la industria metalmecánica y petrolera usa los equipos de la empresa con alta eficiencia y velocidad. La calidad del diésel en 1994 hace que el Municipio de Quito expida la ordenanza para filtrado y así disminuir los efectos y daños en los motores. La empresa registra la marca "Red vía" en 1997 y "Diese-limpio" en 1998, y aunque el requerimiento era para la ciudad, la acogida es grande y se instalan sistemas"filtros prensa" en la mayoría de gasolineras del país, solucionando un problema de medio ambiente. Posteriormente se fueron incorporando marcas importantes como: Nova Verta, cabinas de pintura automotriz; Samoa, equipos de lubricación; Auto Robot, bancos de enderezado; y Clemco, equipos de preparación de superficies. Había que olvidarse de los métodos manuales e iniciar la seguridad de los operadores.

La empresa cumplió un ciclo y años después la marca "Columbec" es registrada oficialmente en 2012. Columbec ha sido parte importante de la limpieza de ciudades con diversos equipos. Provee de barredoras y fregadoras RCM, limpiadores de alcantarrillas e hidrolavadoras portátiles. La primera tarea de la empresa fue la limpieza de los túneles de San Juan que estaban llenos de contaminación. Luego fue parte del cambio de mentalidad en la limpieza de mercados, pues, fue la Alcaldía de Quito en 1989 quien puso a disposición las primeras máquinas de vapor Ghibli para desinfectar los mercados. Las nuevas generaciones ya están con la empresa. Jóvenes ingenieros y mercadólogos ahora usan impresoras 3D, máquinas de corte por láser y chorro de agua, diseño en Solid Works, y electrónica que comercializa Columbec, que además diseña y fabrica soluciones para cada necesidad. Se habla de automatismos y de robots como lo más normal y utilizan métodos digitales de comunicación y ventas.
La política de mantener un adecuado inventario de repuestos y servicio técnico capacitado garantizan a los clientes la larga vida de su inversión. El reto de Columbec es permanecer actualizada en la tecnología y contribuir al desarrollo del país.